Cambio climático

El agua es un tema muy importante en el estudio del calentamiento global.

Bangladés (c) Dieter Telemans

El impacto del cambio climático se nota en primer lugar y en lo mas fuerte a través del ciclo del agua. Ese ciclo es el proceso de evaporación, formación de nubes, condensación y precipitación.

Lo mas gases de efecto invernadero emitimos, más rápida que la tierra se calienta. Temperaturas más altas aumentan la evaporación y por lo tanto aumenta el agua en la atmósfera: por cada 1° c mas de temperatura en la superficie de la tierra hay un 3% más de evaporación. Consecuencias: precipitaciones más intensas, más grandes inundaciones y más huracanes, pero también más y más largos periodos de sequía (en otros lugares o en otros momentos de la temporada). Por la temperatura más alta el agua del mar aumenta y se eleva el nivel del mar. El nivel del mar sube también por el derretimiento del hielo de la tierra (glaciares, capas de hielo y nieve que se encuentran en la tierra).

El Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC) considera en su quinto informe de evaluación que nadie escapará el impacto del cambio climático. Si no ajustamos nuestro comportamiento, además podremos esperar un montón de consecuencias adicionales: disminución de la calidad del agua potable, enfermedades, malas cosechas, crisis económicas, conflictos y migraciones masivas. La batalla por el agua potable se realizará de forma muy agudo. Los países del sur viven el mayor impacto del cambio climático y son más vulnerables a sus consecuencias.

Según el IPCC la gestión integrada de recursos hídricos es un instrumento muy adecuado para definir y implementar medidas de adaptación, siendo necesarios a los efectos negativos del calentamiento global. Gestión integrada del agua es la gestión de la cantidad y calidad del agua, de la vida dentro y alrededor del agua, la coordinación de la gestión de tierra y agua, teniendo en cuenta todos los usuarios (incluyendo la naturaleza), ahora y en el futuro.