Dueño de obra local y fomento de la capacidad de los actores locales

En la realización de un programa de agua potable, un programa de infraestructura sanitaria o de 'agua para la agricultura', Protos utiliza los principios de dueño de obra (local).

Consulta en Tenenkou (Malí) © Protos

Protos elige de considerar al futuro dueño como el gestor de la obra desde el principio, en vez de traspasar la gerencia solamente después de la realización de un proyecto. El dueño de obra es el propietario de la infraestructura del agua: tiene el derecho a decidir sobre el proceso, el tipo de inversión, la financiación, las contrataciones de una consultoría para los estudios o de contratistas para la implementación, o a decidir otros aspectos la gestión... Es él que debe guiar a todo el proceso. Protos lo acompaña en él.

Quién es el dueño de obra (local), depende del contexto específico y política. En la práctica son los municipios, los grupos agrícolas, los comités de agua potable o las asociaciones de riego que toman esta responsabilidad, así puedan crecer en este rol durante el proyecto para poder gestionar la infraestructura de para manera correcta. Claro que la infraestructura es la parte más visible, pero ser dueño de obra implica también elaborar estrategias y planes de política y de buena gestión y mantenimiento. Este 'software' es menos visible, pero lo más importante para que la infraestructura (hardware) sea sostenible en el tiempo.

En muchos países en desarrollo se comenzó recientemente una descentralización: la legislación prevé que serán los municipios o las autoridades locales que tendrán que administrar e invertir en carreteras, escuelas, agua potable y riego.

Además de esas autoridades locales hay comités de agua potable, organizaciones de agricultores, ONG locales, servicios desconcentrados del estado y el sector privado local. Sus capacidades serán reforzadas con formaciones, intercambios, orientación... con atención especial para la gestión sostenible en el tiempo.

Protos y sus socios crean conciencia y forman al mismo tiempo a usuarios individuales sobre la importancia del agua potable, la higiene, la salud, las técnicas de agricultura, el medio ambiente... Hay en eso un papel importante para la mujer. Más a menuda es ella que se ocupa del mantenimiento y de la salud de la familia y del suministro de agua. Estará involucrada en la consulta y en los órganos de gestión y puede extraer de eso energía y confianza para consolidarse en la comunidad.

Estudios e informes:

Solamente disponible en Francés.