El informe WHO destaca la falta de agua potable y saneamiento en zonas rurales

© Dieter Telemans

Hoy en día tanto como 2,5 billones de personas en el mundo no tienen acceso al saneamiento básico. Unos 748 millones no tienen acceso directo al agua potable. En todo el mundo cada vez mas se están tomando medidas para hacer accesible a todos el agua potable y las instalaciones sanitarias higiénicas. Sin embargo, la falta de recursos financieros, complica este proceso. Esta es la conclusión del informe GLAAS 2014 de la ONU (UN-Water Global Analysis and Assessment of Sanitation and Drinking-Water). Se analizaron los datos de 94 países para mejorar el inventario de las evoluciones y los puntos de trabajo en el campo del suministro del agua potable y del saneamiento en los países en desarrollo.

Mayor compromiso político

El jefe del Departamento Agua de la ONU, Michel Jarraud, subrayó que el compromiso político es la clave para mejorar el suministro del agua potable y el saneamiento en los países en desarrollo. Para poder crear un futuro en el que todo el mundo tiene una vida sana y próspera, el agua potable y el saneamiento deben de formar el punto principal en la agenda política al nivel mundial. En dos tercios de los países encuestados, el acceso al agua potable y al saneamiento está incluido como derecho humano universal en la legislación nacional. Con este fin, muchos de los países en desarrollo han preparado un plan de política nacional. También se ha aumentado el presupuesto de desarrollo a nivel internacional para el agua potable y el saneamiento. En 2010 se asignaron 8,3 billones de dólares en todo el mundo. Esto ya era $10,9 billones en 2012, lo que representa un incremento de 30%.

Retos importantes

En primer lugar, todavía hay muy pocos recursos financieros para agua potable y saneamiento higiénico disponible al nivel mundial. Tanto como el 80% de los países encuestados indicaron que los recursos actuales no son suficientes para lograr sus objetivos en cuanto a agua potable y saneamiento. Aunque aumenta el presupuesto para agua potable y saneamiento higiénico, en gran medida no se consigue utilizarlo en las zonas rurales más pobres. Después de todo es allí, donde las instalaciones para agua potable y saneamiento, son lo peor. Ahora por ejemplo, menos de 10% del gasto total se utiliza para mejorar el saneamiento en las regiones rurales más pobres.

Además, al nivel política hay todavía mucho que mejorar. Menos de un tercio de los países encuestados tienen un plan político que funciona y se está evaluando. Sobre todo instalaciones higiénicas sanitarias en las escuelas y los hospitales son importantes. En menos de 30% de los países encuestados hay proyectos en vigor para esa exigencia en particular. Un resultado del fallo político a menudo es la falta de datos para analizar la situación actual en su país. Sin embargo, estos datos son cruciales para detectar a las regiones que no tiene acceso al agua potable o al saneamiento.

Impacto positivo de las inversiones

Cientos de millones de personas en todo el mundo, no se lavan con agua limpia. Esto causa enfermedades con peligro de vida que se transmiten a través del agua, como el cólera y la hepatitis, que traen grandes epidemias. Las inversiones en agua potable y saneamiento en muchas aspectos tienen un impacto positivo. Habitantes de los países en desarrollo serían capaces de llevar una vida más larga y saludable. De esa manera los gastos de salud, tanto par alas personas que para la sociedad bajarían. Menos agua contaminada afecta menos nuestros recursos naturales. Por lo tanto, es importante que continuemos a invertir en agua y saneamiento en los países en desarrollo.

 

  • Resumen: Elke De Beir
  • Fuente: WHO